López Otín, Carlos

San Tirso de Abres › Salinas › Castrillón › Asturias

[EuroWeb Media]

Datos básicos

Clasificación: Reseñas históricas

Clase: Periodismo y divulgación

Tipo: Catedráticos

Comunidad autónoma: Principado de Asturias

Provincia: Asturias

Municipio: Castrillón

Parroquia: Salinas

Entidad: San Tirso de Abres

Comarca: Comarca de Avilés

Zona: Centro de Asturias

Situación: Costa de Asturias

Código postal: 33405

Cómo llegar: López Otín, Carlos

Dirección digital: 8CMPH2HV+JJ

 

López Otín, Carlos

Nota: No disponemos de foto de López Otín, Carlos, mostramos un detalle del mapa de la zona. Si observa algún error en el contenido, agradecemos use el formulario que hay a pie de página.

Descripción:

El profesor Carlos López Otín, investigador de gran prestigio internacional y catedrático de Bioquímica y Biología Molecular, nació en la localidad aragonesa de Sabiñánigo (provincia de Huesca) en 1958. Casado con la también científica Gloria Velasco —natural de Avilés (Asturias)—, el matrimonio reside en Salinas (localidad del concejo o municipio asturiano de Castrillón).

Cursó estudios universitarios en Zaragoza y Madrid, en cuya Universidad Complutense se doctoró en 1984. Las universidades de Lund (Suecia), Nueva York y, sobre todo, el madrileño Centro de Biología Molecular «Severo Ochoa» –donde extendió sus estudios hacia el campo de la Biología Molecular, bajo la dirección de Eladio Viñuela– han sido sus espacios de formación. En 1987 se incorporó a la Facultad de Medicina de Oviedo, donde dirige un grupo de investigación básica en biología molecular que ha conseguido descubrir 20 nuevos genes humanos codificantes de proteínas asociados a enfermedades como el cáncer, destacando el hallazgo de la proteína colagenasa-3, muy importante en procesos tumorales y en enfermedades artríticas e inflamatorias. Desde 1993 ocupa la cátedra de Bioquímica y Biología Molecular en la Universidad ovetense.

En abril de 2010, Carlos López Otín y Elías Campo (catedrático de Anatomía Patológica de la Universidad de Barcelona y hematólogo del Hospital Clínico de la capital catalana), que lideraban un grupo de investigadores españoles integrado en un consorcio multinacional de científicos (el proyecto internacional de investigación oncológica más ambicioso hasta ese momento, proyecto que abarcaba los 50 tipos de cáncer más frecuentes), presentaron o dieron a conocer en el Paraninfo de la Universidad de Oviedo un fantástico hallazgo: la identificación de las primeras mutaciones genéticas de la leucemia crónica («un avance conceptual extraordinario, impensable hace pocos años, que promete nuevas expectativas en forma de tratamientos para el cáncer, pero no de una curación definitiva», en palabras de Carlos L. Otín), que la prestigiosa revista Nature dio a conocer a través de un artículo firmado por más de 200 científicos, entre ellos nuestro biografiado y sus colaboradores Xosé Antón Suárez Puente y Víctor Quesada. Según Otín, además de los beneficios que estas investigaciones reportasen en lo puramente oncológico, el proyecto iba a suponer un beneficio añadido: la puesta a punto de un dispositivo tecnológico que, a la vuelta de unos años, permitiría secuenciar el genoma de cada persona por un módico coste. Por entonces, su laboratorio, junto a otros veinte de todo el mundo, habían participado en un investigación que servirá para conocer mejor enfermedades como el autismo, el párkinson y el alzhéimer y avanzar en su curación, al desvelar el genoma del pinzón cebra, un ave que «posee un canto de notable complejidad, que aprende a una edad temprana escuchando el de un tutor adulto. En ese sentido, las características del canto de esta ave y de su aprendizaje son muy parecidas a las del lenguaje humano» (Otín).

En junio de ese mismo año se conocía que el equipo de Otín había hallado el mecanismo celular de la pérdida de equilibrio (defectos en la autofagia celular), descubrimiento publicado en la revista The Journal of Clinical Investigation que habría nueva vías de tratamiento frente al vértigo a medio plazo.

A finales de agosto de 2010 los medios de comunicación daban la noticia de que el grupo dirigido por López Otín había encontrado un tratamiento para frenar el envejecimiento patológico. Este hallazgo era publicado por la revista de la Academia Americana de las Ciencias, en un artículo en el que afirmaban que suponía «un importante avance hacia el conocimiento de los mecanismos implicados en el desarrollo de la enfermedad, además de plantear una nueva opción terapéutica». Las pruebas se realizaron en ratones con progeria (patología que provoca en los que la padecen un envejecimiento acelerado desde los primeros años de existencia, con una esperanza de vida que apenas llega a los 20 años) y lograron alargar la longevidad de los roedores un 25%. Asimismo, en octubre de 2011 se tenía conocimiento de que su equipo de investigación había descubierto una nueva enfermedad rara a la que denominó Síndrome de Néstor y Guillermo (nombres de las dos únicas personas que la padecen en el mundo), una extraña forma de envejecimiento prematuro acelerado distinta a las conocidas y causada por un gen mutante que no se había descubierto hasta el momento asociado a ninguna patología humana. El día 27 de ese mismo mes y año la prensa informaba de un nuevo avance del equipo de este bioquímico en su lucha contra la progeria; así, según el diario La Voz de Asturias, «el grupo de Otín acaba de descubrir una terapia capaz de bloquear el defecto genético responsable del envejecimiento acelerado característico del síndrome de Hutchinson-Gilford, que afecta a una de cada 4 millones de personas. Ésta es la principal conclusión de un estudio que publican en la revista Science Translational Medicine científicos del Instituto de Oncología de la Universidad de Oviedo, en colaboración con el Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares, el Instituto Asturiano de Odontología y la Universidad de Marsella. Sus autores argumentan que representa «un avance fundamental» en la búsqueda de tratamientos para las enfermedades responsables del envejecimiento prematuro».

En colaboración con el doctor Agustín Hidalgo, López Otín promovió el Instituto Universitario de Oncología del Principado de Asturias «Obra Social Cajastur».

Está en posesión del Premio Nacional de Oncología; del premio DuPont en Ciencias de la Vida; del Severo Ochoa de Biología Molecular; del premio europeo FEBS 25th Silver Jubilee; del Rey Jaime I de Investigación (año 2004) —cuyo jurado, compuesto por 15 premios Nobel, le consideraba uno de los más prominentes investigadores internacionales en oncología molecular, además de destacar su incansable actividad docente—; uno de los Premios Nacionales de Investigación correspondientes a 2008, el de Biología, que le fue concedido por el Ministerio de Ciencia e Innovación; del premio «Jiménez Díaz», que recogió el 18 de mayo de 2010 por su trayectoria investigadora, y del premio «México» de Ciencia y Tecnología 2011, que recibió el 9 de mayo de 2012 de manos del presidente mexicano Felipe Calderón, quien, en la ceremonia de entrega, le dirigió las siguientes palabras: «Su nombre, D. Carlos Pérez Otín, ya está asociado a los avances más notables de la biología molecular mundial». La candidatura de Otín al citado galardón mexicano, que había sido presentada por la Universidad de Oviedo, resultó elegida por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México (Conacyt) entre 40 científicos de Centroamérica, Sudamérica, Caribe, España y Portugal.

El 25 de octubre de 2006 leyó su discurso de ingreso (De genomas y degradomas) en la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, convirtiéndose en el académico de número más joven de esta prestigiosa institución.

El 23 de diciembre de 2009, por acuerdo de la Junta de Gobierno del Ayuntamiento, fue nombrado Hijo Adoptivo de la ciudad de Oviedo.

En octubre de 2010 fue elegido miembro permanente de la Organización Europea de Biología Molecular (EMBO), una de las instituciones de mayor prestigio internacional, que integra a los científicos más relevantes en el mundo por sus aportaciones en el ámbito de las ciencias de la vida.

El 2 de julio de 2013, fue nombrado miembro de honor del Real Instituto de Estudios Asturianos (RIDEA) en el consejo general de la institución.

Sobre el Concejo de Castrillón

El concejo de Castrillón se encuentra situado en la costa central de Asturias, tiene una extensión de 55,34 kilómetros cuadrados y también es conocido por el concejo de las siete playas, aunque tiene muchas más a través de su largo litoral de unos 18 kilómetros de costa.

Colabora con nosotros

Notificar error | Sube tu información | Ayúdanos a mejorar

Medio ambiente

Contribuimos a reducir la huella de carbono | Ayúdanos a cuidar de Asturias

Referencia

HZCUX68 DZKYJ8B ZAKOSB8 7W9202T

Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial

© 2021 EuroWeb Media, SL

 



Dónde comer Dónde dormir Etnografía Eventos Patrimonio cultural Patrimonio natural Info práctica Turismo activo Reseñas Favoritos Buscar Altas